domingo, 31 de agosto de 2014

2014 08 31 San Millán de la Cogolla.

C´est fini.

Escudo de San Millán de la Cogolla.
Llegó el momento de partir y el camino a seguir lo decidiríamos sobre la marcha, nada programado, dependiendo de la climatología seguiríamos una ruta u otra.
El tiempo era bueno y el peregrino en Asso-Veral nos dijo que lo siguiéramos y así lo hicimos.
 Yesa,
 Leyre, Pamplona, Puente la Reina, Estella,
Villamayor de Monjardín.
El castillo se dice que lo construyeron los romanos, lo hicieron fuerte los moros y lo conquistaron los cristianos. En el 908 lo conquistó Sancho Garcés I, la leyenda sitúa aquí los restos del monarca.
Sin parar llegamos a Logroño, nos dejamos infinidad de monumentos atrás, pero sobre todo uno que tengo enormes ganas de visitar, Santa María de Eunate. Cuando vivía en Estella visitaba otras Iglesias.
Había que comer y León nos quedaba lejos aún, así que sobre la marcha decidimos ir a San Millán de la Cogolla, a ver los monasterios de Suso y Yuso.
El diseño de la escultura corresponde a la firma riojana ‘Sepinum’.
Gonzalvo fue so nomne quizo fizo est' tractado, 
en Sant Millán de Suso fue de niñez crïado; 
natural de Verceo ond' sant Millán fue nado.
Salón de los Reyes.



El Real Monasterio de San Millán de Yuso ("abajo" en castellano antiguo), está en San Millán de la Cogolla La Rioja, en la margen izquierda del río Cárdenas. Forma parte del conjunto monumental de dos monasterios, el más antiguo es el de Suso que está arriba, no lo pudimos ver por cuestiones de horario.



























Claustro procesional renacentista con bóvedas góticas. 

El conjunto del monasterio de Yuso y Suso fue declarado el 4 de diciembre de 1.997 Patrimonio de la Humanidad en Europa.

Según la tradición el rey García de Navarra pretendió trasladar el arca con los restos a Nájera, los bueyes que tiraban de la carreta no pudieron con la carga y se interpretó que el santo deseaba permanecer allí por lo que el rey ordenó construir un nuevo monasterio."fue mandado construir en el año 1053 por el rey navarro García Sánchez  de Navarra «el de Nájera».

Adelante,
vamos a ver el interior,
las puertas están abiertas, previo pago del importe.
Reja de la capilla del presbiterio, de bartolomé elorza 1693-1697.

Púlpito plateresco del S. XVI.
Al fondo retablo del S. XVII, con pinturas de fray Juan de Ricci, que representa, en el centro a San Millán a caballo, en la batalla de Hacinas contra los moros.
Púlpito plateresco 
Altar mayor, reja de la capilla mayor de sebastián de medina 1675-1679.
Facistol.
El coro bajo.

 Ojo por el que pasa la luz equinoccial, los rayos lo atraviesan y se proyecta  en el centro de la nave.
Órgano barroco S. XVIII.

En el trascoro, zona destinada al pueblo, hay una impresionante puerta de separación de la zona de los monjes, de estilo rococó, realizada en 1.767, por Francisco Bisou, decorado con esculturas de los santos que aparecen en el entorno de San Millán, como San Braulio, su biógrafo, san Felices, su maestro y algunos discípulos.

Para los VIP,s.



Nos dirigimos a la Sacristía,
que es una de las de mayor valor artístico de España.
Arquitectonicamente data del s. XVI, en un principio fue Sala Capitular de los monjes, para pasar a usarse como sacristía a finales del s. XVII. También a finales de este siglo se le añaden doce cobres en las cajoneras, hasta llegar mas tarde a veinticuatro, tiene el techo decorado con frescos, del s. XVIII.
El retablo barroco, está presidido por una talla de Nuestra Señora Reina de los Angeles.



Los frescos del techo son del S. XVIII, decoración realizada hacia 1.766 en la que intervino el pintor José Bejés.


Pintura sobre plancha de cobre.

Retablo de Santa Catalina S. XVI.
El claustro superior, clasicista contiene 24 cuadros sobre la vida de San Millán, 12 de ellos de Juan de Espinosa y los restantes de fray Juan Rizzi.
A continuación visitamos la biblioteca del Monasterio, una de las mas importantes de Europa, entre ellos se encuentran el códice 46, que contiene todo el saber de la época, una especie de diccionario enciclopédico, con mas de 20.000 artículos, y el códice 60, en el que están las Glosas Emilianenses, con las primeras frases en romance hispánico, así como una de las obras del primer escritor en castellano.
Cantoral
Capitulario de Felipe II, obra de Fray Martín de Palencia de finales del XVI, el original está en el Escorial.
Vida de Santo Domingo de Silos, de Gonzalo de Berceo, el original en Santo Domingo de Silos.
Apocalipsis figurado de los Duques de Saboya, el original se encuentra en El Escorial.
Glosario Aesmilanensis 46, el original se encuentra en la Real Academia de la Historia.
Salterio de Ingeborg, códice realizado en Tournay hacia 1.200, el original se encuentra en el Institut de France.
Colección de Cantorales del s. XVII, realizados a mano, en pergamino, unos 25 libros que pesan entre 40 y 60 Kilos. Contienen todos los cantos que la comunidad monástica utiliza a lo largo del año. Es una de las cuatro colecciones completas de cantorales, que hay en Epaña.




Nos dirigimos al Oratorio.
Arca relicario, en 1.053 los restos de San Millán fueron trasladados al Monasterio de Yuso.
Entre los años 1.067 y 1.081 el abad Blas encargo realizar un arca lo mas rica posible, para guardar las reliquias de San Millán. Para el interior se emplearon las mas finas telas, mientras el exterior del arca de madera era recubierto con laminas de oro, plata, piedras preciosas y tarjetas de marfil tallado del S. XI, representan los episodios de la vida de San Millán según el relato que Berceo en su famosa "estoria del señor Sant Millán". 
La destinada a las reliquias de San Felices de Bilibio, decorada con cuatro tarjetas de marfil del S. XII y muestran pasajes bíblicos.







Vidrieras.
Virgen con el Niño.
Recorrimos el claustro superior 

Fue entre estos muros donde se escribieron las primeras palabras en romance, lengua que después evolucionó en lo que es hoy en día nuestra lengua castellana

y donde Gonzalo de Berceo escribió Los milagros de Nuestra Señora, el primer poema en castellano.

Cúpula de la escalera de los Reyes.
Bajamos 
por las desgastadas escaleras.
Top case
En el exterior

portada barroca 1661-1665 de Pablo de Basave y Diego Lizarraga.
El relieve de San Millán Matamoros que según la tradición combatió en la batalla de Hacinas junto a Santiago.
Terminó la visita y nos cerraron las puertas, así que a comer.
Al volver nos encontramos esta maravilla,
le di unas cuantas vueltas mientras esperaba a que abrieran para comprar unas cosas, 
que guapo,
es mas guapa la moto.
Quiero fer una prosa en román paladino,
en qual suele el pueblo fablar a su vecino,
ca non so tan letrado por fer otro latino:
bien valdrá, como creo, un vaso de bon vino.
Gonzalo de Berceo.




Como sitio no había en las maletas para llevar una botella de rioja nos llevamos las uvas de Vaduva, Humm el top case aquel.

RETABLO
Ya están ambos a diestra del Padre deseado, 
los dos santos varones, el chantre y el cantado, 
el Grant Santo Domingo de Silos venerado 
y el Maestre Gonzalo de Berceo nommado. 

Yo veo al Santo como en la sabida prosa 
fecha en nombre de Christo y de la Gloriosa: 
la color amariella, la marcha fatigosa, 
el cabello tirado, la frente luminosa... 

Y a su lado el poeta, romeo peregrino, 
sonríe a los de ahora que andamos el camino, 
y el galardón nos muestra de su claro destino: 
una palma de gloria y un vaso de buen vino.
Manuel Machado.

Seguimos hasta Santo Domingo de la Calzada.


El Convento de San Francisco es de estilo herreriano y fue mandado construir por el Arzobispo de Zaragoza, Fray Bernardo de Fresneda, confesor de Carlos V y de Felipe II.


Los orígenes de la Catedral de Santo Domingo de la Calzada se remontan al año 1158, en que comenzó su edificación, con el fin de cobijar los restos de uno de los santos más conocidos y venerados en el Camino de Santiago, Santo Domingo de la Calzada. En su interior lo que más llama la atención es el gallinero donde viven un gallo y una gallina en recuerdo del milagro del peregrino ahorcado.
Milagro del peregrino ahorcado
Un matrimonio alemán y su joven hijo, Hugonell, se dirigen en peregrinación a Compostela. Al llegar a Santo Domingo se hospedaron en un mesón. La hija del posadero se enamoro del joven, pero al no ser correspondida decide vengarse ocultando una copa de plata en el equipaje del joven. Cuando éste abandona la ciudad la muchacha denuncia el robo. Al ser capturado, se encuentra la copa entre sus pertenencias por lo que es acusado de robo y condenado a la horca.
Al día siguiente, sus padres, antes de emprender el viaje, van a ver el cuerpo de su hijo, quien sorprendentemente estaba vivo y les dice: “El bienaventurado Santo Domingo de la Calzada me ha conservado la vida contra el riguroso cordel… dad cuenta de este prodigio”. Los padres acuden a contar el suceso al corregidor de la ciudad, pero éste, escéptico, comenta que el joven está tan vivo como el gallo y la gallina asados que se dispone a comer. Al instante las aves recuperan las plumas y la vida, dando fe del portentoso milagro.

De ahí el dicho:

“Santo Domingo de la Calzada donde cantó la gallina después de asada”









Un refresco,una vuelta por sus calles y a seguir la ruta.
Paramos de nuevo en Carrión de los Condes a refrescar, hace mucho calor 
por lo que decidimos tomarlo con calma y quedarnos en Zalamillas.
Bonito palíndromo cerca de Valencia de Don Juan y
su castillo de Coyanza.

" Partir es 
Decirle adiós a la palabra, a la vida. 
Es apurar el silencio hasta el frío. 
Apurar la ternura de unos labios 
Hasta la misma muerte. 

De nada sirve el pájaro que canta, los cometas, 
O sus rayos abiertos al mundo de mañana. 
De nada sirve el agua, infatigada, 
Blanca viajera, nube, consumiéndose. 
De nada sirven los veranos. 

Hay días grises, 
Días perros como trenes que ladran, 
Días en los que el hombre queda derrotado. 
Como el verde-carmín en todos los otoños. 

De nada sirven las muradas; 
El fervor de una madre, 
O el cúmulo de ciencia que lucha por tu vida. 
De nada sirven las mañanas. 

El aire se desnuda de latidos 
Donde el tiempo nos borra los pulmones, 
Donde nadie nos cuenta sus tristezas 
Ni vive la emergencia de una segunda muerte. 

Allí perseveramos como tierra, 
Como huella no impresa, como aire; 
Junto a todos los seres estancados, 
Junto a todos los lunes sumergiéndose. "
Miguel Luesma Castán 
Incomunicación del ser
¿Se puede saber por donde andais?
Si habéis llegado hasta aquí con nosotros es que no os he aburrido, un saludo.

2 comentarios:

  1. Lo de San Millán más que un monasterio parece una Catedral... menudos tesoros tiene en el interior... Gracias por compartir¡¡

    ResponderEliminar
  2. De nada, un muy pequeño resumen de nuestra historia para acabar el viaje. Un abrazo.

    ResponderEliminar