martes, 9 de septiembre de 2014

2014 09 14 Recuerdos del pasado.


Por Pravia y alrededores.


Escudo de Pravia.
Situación.












Como teníamos ganas de salir, aunque había tormentas decidimos ir a la que en tiempos tormentosos fue la segunda capital del reino y se dieron los primeros pasos de la futura España. El rey Silo trasladó de Cangas de Onís a Pravia la capital del reino y ahí fué también junto con Agones donde empezaron mis recuerdos y pasos por la vida.   


Aves de poca valía
 Que de hambre sentís pena
 Venid en mi compañía, 
 Pues de carne ajena o mía 
 Os daré la panza llena.
Siempre vi con gran furor,
 De memoria que me acuerde, 
Todas aves contra el cuervo, 
Seguirle con gran denuedo,
 Por no ser de su color, 
Y él las sigue con rigor,
 En su pico agudo y fuerte, 
Síguelas hasta la muerte, 
Hiriéndolas de tal suerte,
 Quedando de ellas vencedor.


Hoc signo tuetur pius. Hoc signo vincitur inimicus.
Bajo este signo se forjó España y los ignorantes lo atacan, o quizás no sea ignorancia sino el verdadero enemigo que como siempre está dentro, al igual que el traidor favoreció la entrada en la Península de Táriq ibn Ziyad. 
.
Salimos de Gijón y nos movimos entre agua, claros y nubes llegamos a Pravia y empezó la de verdad.
Duró la tormenta lo que tardamos en atravesar el puente y aparcar cerca de la Colegiata o Iglesia de Santa María la Mayor, donde hice la Comunión y de crío correteaba.

  El Rey Silo y la Colegiata

 Marineros en tierra iniciando la singladura.




Revolviendo los rincones de los cajones de recuerdos



 que encerrados en el desván, empolvados estaban. 
 Seis cuervos en el escudo de la antigua capital del reino y seis corderos en la  Colegiata
Limosnero para San Antonio  


De ambas fuentes mucho bebimos


 Y mi hermano en el San Luis no solo bebió de las fuentes del saber, también comió, la letra con sangre entra.


 Las antiguas escuelas públicas donde un ala era de niños y la otra de niñas, hoy biblioteca.

 Mentira mentirosa ese libro queda bien para la foto pero creo que no es la enciclopedia Alvarez. 


La taquilla del antiguo cine y el cine, en la cartelera: Fantomas hoy Pepe, en la tele lo que me dejaran ver: viaje al fondo del mar, los invasores, Bonanza, Ironside.
 Las abejas y avispas aquí solo pican a los de fuera que risas.

 La hilandera, en el San Luis si que hilaban fino si.
















 Seguimos recorriendo los olvidados rincones

 Cerramos la puerta tras el "timbrón", nos dirigimos al Monasterio de San Salvador de  Cornellana y de paso coger casadiellas para llevar, como siempre que ahí paramos.

 Al pasar el puente 
 nos encontramos esta familia de ánades reales (Anas platyrhynchos), ninguno de sus miembros está implicado en tramas de corrupción.

A orillas de un estanque,
diciendo estaba un pato:
-¿A qué animal dio el cielo
los dones que me ha dado?
Soy de agua, tierra y aire;
cuando de andar me canso,
si se me antoja, vuelo;
si se me antoja, nado.


Una serpiente astuta,
que le estaba escuchando,
le llamó con un silbo,
y le dijo:


!señor pato!
No hay que echar tantas plantas;
pues ni anda como el gamo
ni vuela como el sacre,
ni nada como el barbo,
y así tengo sabido
que lo importante y raro
no es entender de todo
sino ser diestro en algo.
“El pato y la serpiente”/ Tomás de Iriarte
 La señal nos indica el camino

 hacia donde el tiempo produce el desgaste y el abandono le ayuda








También aquí llamamos al  timbre pero estaba cerrado al abandono,


paciente el tiempo espera sentado, demostrando al hombre lo efímero de sus creaciones


y como vence la naturaleza





Un oso dicen que es pero tal parece la economía devorando al pueblo


Albergue de peregrinos






Cruzamos de nuevo el puente despidiéndonos de la realeza con desconfianza, mirando si alguno de ellos tenía cuentas en Suiza 
y continuamos camino de San Román de Candamo a tomar el café donde nos cuidan y tratan bien, restaurante el Mirador del Nalón (que bien se come).



Cogimos el tren hacia Grullos

y rodando por la serpiente de asfalto
que recorre los verdes montes y valles













llegamos a La Peral, que ricos sus quesos
donde paramos a saludar a los amigos 
seguimos hasta Avilés y el alto de la Miranda
bajamos por Villabona
mucha humedad y niebla hasta 

llegar donde se envenena el aire
y a casa con el ocaso, ahora se acortan los días y las rutas pero el disfrute es el mismo.

Espero os guste.




3 comentarios:

  1. No me ha gustado, me ha encantado... eso es sacar partido a un paseo y lo demás es historia ;)
    Bonitas fotos y los siempre acertados comentarios irónicos que me encantan..
    A seguir con el blog que cada día mejora..
    Abrazotes.

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito todo oye, al final os ganasteis el sol.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Menuda tormenta al llegar a Pravia descargó todo de golpe y el resto del día fabuloso, además salimos ganando se lavaron la moto y las chupas gratis (no yo no, yo cobro).

    ResponderEliminar