domingo, 24 de mayo de 2015

2015 05 24 A Burgos.

El Cañón del Río Lobos.

Salimos de Burgos temprano, el tiempo amenazaba lluvia, la carretera como siempre llena de gente con prisa, mucha prisa, si me pasa un vespino hoy doy la vuelta. El objetivo principal es el Cañón del Río Lobos y si mejora el tiempo, Palacios y Quintanar  de la Sierra, las lagunas de Neila y a caer a Salas de los Infantes.
Llegamos al mirador de la Galiana
donde paramos a disfrutar de las impresionantes vistas que ofrece.


Disfrutamos bajando la bonita y sinuosa carretera, 
que lleva a Ucero, despacio, contemplando el paisaje.
Castillo de Ucero. 
Seguimos hasta la Villa, a tomar el café y quitar ropa de abrigo.
Continuamos por la cuidada carretera que lleva al aparcamiento,
por el coste merece la pena, no venimos a caminar.  
Tras un corto trayecto andando con buenas vistas
llegamos donde está el clavo, como bien indica el G.P.S.
Cuevas y ermita y de San Bartolomé, románico del siglo XIII.
Entramos a la cueva 


y salimos que no hay bar.
Sisome.
Decidimos con acierto hacer un pequeño tramo de la ruta.
El colmenar de los Frailes.
EL CAÑÓN DEL RÍO LOBOS
Los silencios son testigos
del cañón del río Lobos,
sus águilas ven castigos
al no conseguir sus logros.
Paisaje lleno de historia
entre el Lobos y el Ucero,
hay quien sueña con la gloria
al verse gran caballero.
Laderas de piedra erguida
como testigos del tiempo,
ese cañón tiene vida
a la vez de tener templo.
Los templarios son las sombras
de las cumbres del Ucero,
siempre que miras te asombras
viendo sus piedras de acero.
Pasan los años deprisa,
pasan los temidos hielos,
y la niebla con su brisa
sabe como dar consuelos.
Este cañón no revienta
aunque la tierra le grite,
y su entorno se alimenta
del eco que se repite.
Cañón que guarda memoria
de otros tiempos imperiales,
dicen que tuvo su gloria
sin conocer soledades.
Ucero brilla con fuerza
desde su castillo en ruina,
y su historia se refuerza
cuando pisas su colina.
Gregorio Cantalapiedra.
Tanto buitre me recuerda......bueno ya sabéis.

Cuenta una leyenda que el Apóstol Santiago, montado sobre su caballo, saltó desde el alto de uno de los farallones del cañón. Los cascos dejaron sus huellas sobre la piedra, cerca del camino y la espada se le cayó al suelo y allí donde quedo clavada quedó revelado que sería el lugar donde se edificaría la actual ermita de San Bartolo.
La ermita de San Bartolomé, debió ser la iglesia del antiguo convento templario de San Juan de Otero.
De San Bartolomé se ha dicho que se encuentra casi a la misma distancia de los cabos de Creus y de Finisterre, 
que una de sus ventanas está orientada a la constelación de Sagitario y que en la noche de San Juan un rayo de luna ilumina una losa con un extraño símbolo en el suelo.


Se dice que el rosetón de cinco corazones entrelazados, presenta muchas similitudes con el símbolo judaico del sello de Salomón y podría estar vinculado con el Santo Grial, que alguna vez reposó aquí.
Una foto por la cerradura. 
Los curiosos canecillos. 

Había que ver esto de cerca
y subimos un poco
Dame agua o.
No que hace agujeros

Un descanso a la sombra y a comer
con pantalla panorámica.

Bajamos hasta el siguiente balcón,
nos asomamos,





hay un buen guantazo desde aquí.

Dejamos a la lagartija esta
y miramos hacia el camino de salida.
No aúllan los lobos pero vuelan los buitres en el cañón,
nosotros también levantamos el vuelo.
Iglesia de San Leonardo de Yagüe,

sin parar seguimos hasta
Palacios de la Sierra, Iglesia de Santa Eulalia.
Acababan de cerrar tras el rosario las señoras del lugar  y muy amablemente nos abrieron para que la viéramos por dentro, gracias.

Pila bautismal románica.

Subimos a la necrópolis de el Castillo,
la mayor necrópolis alto medieval de España, con 566 yacimientos de entre los siglos XI y XIII.
Los restos de la iglesia románica de Santa Olalla
Una mirada al pueblo y subimos a
las Lagunas glaciares de Neila,
Laguna de la cascada,
Hummm si bajamos luego hay que subir,
y mira la que se avecina, ahí viene el Recio con las gambas.
Peña aguda.

Laguna larga.
Comienzan a caer gotas y hace frío así que bajamos a Neila

Iglesia de San Miguel románico serrano.
Casa Palacio de los Márquez


Iglesia de Santa María de Neila
Originalmente, fue un edificio románico
pero en el siglo XVI se amplió creando un templo tardogótico,
Rollo jurisdiccional o Picota de Neila



Seguimos hacia
Canales de la Sierra


Monumento al minero.
Fuente sublime

Ermita de San Antón
data de 1.634
Cuando se está ocultando el sol  
llegamos a Barbadillo de Herreros
Iglesia de la Visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel.

Una vuelta para estirar las piernas y relajar,
la culpa que ande suelto no es del perro.

Poco de luz nos queda cuando llegamos a Salas de los Infantes,
paramos en la Iglesia de Santa Cecilia.
En su interior está depositada el arca con las cabezas de los Siete Infantes de Lara y de su ayo Nuño Salido.

Portada Románica del S. XII, de la Iglesia parroquial de Mazariegos, trasladada en 1.980.
Este me recuerda que hay que tomar algo, vamos que nos come.
Un buen día, recorrimos las Provincias de Burgos, Soria y La Rioja, llenamos la saca a rebosar y a descansar, que me guiñó un ojo la cigüeña. 
Saludos. 



4 comentarios:

  1. Precioso repaso de patrimonio pero me quedo con la obra de la naturaleza en esta ocasión... qué maravilla el cañón.. ahí tengo que ir si o si..
    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tontos no eran los Templarios ni los que hacían el camino, por algo escogían parajes tan singulares, Pues nada a coger la moto temprano que es un paseo y un placer para los sentidos.

      Eliminar
  2. Simplemente impresionante , que paisajes y que construcciones, si repetís contar con migo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la memoria queda anotado. en cuanto coincida con el de la moto roja lo seguimos hasta allá y te aviso, igual al cazurro también, para que te coma el chorizo. Un abrazo.

      Eliminar