viernes, 29 de abril de 2016

2016 04 29 Territorio Mandinga 2.


Nos ponemos el Cuéllar de castigo.



Rodando rodando pronto cambiamos de provincia,
y llegamos a la Villa medieval de Cuéllar que fue declarada conjunto histórico artístico en 1994, posee un amplio patrimonio monumental.
Sus encierros son los más antiguos de España, datan de 1215 y la Virgen del Rosario es su patrona.
Pasamos al lado de la escultura “Hermanos de leche” del escultor segoviano Aniceto Marinas, la rodeamos y aparcamos para refrescar.

 Aquí mismo nos sentamos, al lado había un runrun que también estaba para encerrar, a punto de llamar a los hermanos de leche a ver si le soltaban una.
Monasterio de San Basilio.
Con la cabeza a punto de ebullición dejamos la terraza, Amor y Jorge se incorporan a las andanzas.
Como un susurro que recorre la ciudad
Así me llega el recuerdo de ti.
Una luz que se quiebra en la oscuridad
Un gemido que rompe el silencio.
Ramoncín.

Cuéllar celebraba la feria multisectorial: automoción , mueble, artesanía, alimentación, antigüedades, etc., en la explanada del castillo y sus alrededores, más de 15.000 metros cuadrados de exposición.


Un garbeo por el interior de la carpa de la zampa y nos acercamos al Castillo de los Duques de Alburquerque.


Fue declarado junto a las murallas, Monumento Artístico Nacional en 1931.
Aparece documentado el castillo en el año 1306, el rey Enrique IV, nombró en 1464 a D. Beltrán de la Cueva Señor de la villa de Cuéllar, primer Duque de Alburquerque.
Bajo el torreón sureste se encuentra la parte originaria más antigua de la fortaleza , que podría datarse en torno al siglo XII. Tiene planta rectangular con cuatro torreones en las esquinas.
Sobre una edificación primitiva se construyó una fortaleza rectangular en estilo gótico con torreones en sus ángulos. 

La fachada norte alberga la puerta principal con el escudo de Castilla y León con el lema de Enrique IV “agridulce es reinar”.
A los lados el de los Cueva y el de la primera esposa de don Beltrán, doña Mencía de Mendoza.

 Entre otras dependencias cuenta con el palacio, la bodega, la armería, la zona de servicio y las habitaciones nobles, desde donde se podía acceder a una pequeña capilla gótica. Posteriormente se levantó otra capilla en la huerta, frente al arco principal.
A lo largo de su historia, la fortificación ha tenido diferentes usos, fue cuartel general de Lord Wellington y refugio del general Hugo durante la Guerra de la Independencia, sufriendo el saqueo de las tropas napoleónicas.
Durante la dictadura fue primero prisión política, cárcel común y sanatorio para enfermos de tuberculosis.



Entre estas paredes se inspiró José de Espronceda, "destinado a Cuéllar" en 1833, para escribir su novela romántica “Sancho Saldaña o el castellano de Cuéllar”.
En la actualidad, los Duques han cedido su uso al Ministerio de Educación y Cultura, que ha instalado el centro de Enseñanza Secundaria “Duque de Alburquerque”.
No nos cuadran ni el precio ni los horarios de visita, así que nos vamos a visitar la Villa.
Pasamos al lado de la Iglesia de San Martín, construida en el siglo XII, declarada Bien de Interés Cultural en 1931, tiene uno de los triples ábsides mudéjares más interesantes de Castilla y León.
En su interior conserva parte de la pintura mural mudéjar y yeserías policromadas originales, alberga el Centro de Interpretación del Arte Mudéjar y fue escenario del matrimonio celebrado entre Pedro I de Castilla con Juana de Castro en 1354.
La torre es independiente del templo, se levantó en el siglo XV ocupando parte de lo que sería el atrio mudéjar que rodeaba las naves de la iglesia.
Nos vamos moviendo por las calles como podemos entre tanto cable,
mientras nos miran con buenos ojos.

Llegamos al Arco de San Martín al este de la muralla, en 1437 Fadrique de Aragón, Conde de Luna, tomó posesión de la villa frente a el.
En la Plaza del estudio,

bajamos hacia la Iglesia de San Esteban,

desde allí 

asomamos a la arciprestal de San Miguel, del siglo XI,

gótica, aunque posee elementos románicos, mudéjares y renacentistas,
según Fernández de los Ríos, en esta iglesia se puso hacia 1395 el primer reloj de torre de España.

























Vimos el parque arqueológico medieval, donde tumbas antropomorfas, excavadas sobre la tosca caliza cubiertas algunas de ellas con lajas de piedra, se mezclan con silos, pozos y pilas de antiguas tenerías.
En un principio fue un silo, después pozo de almacenaje de nieve, y fresquera para conservar los alimentos.

También podemos ver la iglesia románica de Santa María de la Cuesta, de principios del siglo XIII. Según la tradición fué un antiguo convento de los templarios.

INFANTIL arquitectura
en el cielo dibujada;
de ocasos crucificada
Santa María en la altura.
En busca de tu ternura
vienen pájaros perdidos
y quedan establecidos
dentro de tu campanario,
recibiendo el incensario
de los pinares dormidos.
Alfonsa de la Torre.
Por donde vamos lo primero que nos encontramos es la portada de ladrillo que da acceso a la nave sur.
La iglesia de San Esteban, declarada en 1931 Monumento Artístico Nacional, es de estilo mudéjar, fue construida probablemente en el siglo XII, documentalmente se sabe de su existencia en 1247. 
Destaca su imponente ábside, con la alternancia del rojo y el blanco de los ladrillos y morteros, el más representativo de la época dorada mudéjar.
La iglesia fue el lugar de reunión del Concejo durante la Edad Media, fue sede de la Cofradía de la Cruz de los Caballeros Hijosdalgo y en ella guardaban su archivo.
Está situada extramuros de la ciudadela, y cerraba el primer recinto amurallado de Cuéllar.
Cerramos, que no nos entren a refugiar.
Encaminamos hacia la Puerta de la Judería.

Existía una importante comunidad judía en Cuéllar había al menos una sinagoga, donde en el siglo XV destacó por su oratoria el Rabino Abraham Simuel, teólogo, filósofo y médico del primer duque de Alburquerque.


Ya me judería quedarme sin frenillo en esta cuestecilla.

El antiguo granero de Agustín Daza fue levantado en 1626, este granero era una obra social en favor de los labradores pobres, y su fin era proporcionar trigo en tiempos de sementera para aliviar su situación. Junto a esta casa, estaba el antiguo Hospital de la Cruz.
GRANERO DE PAN QUE DEJO EL SEÑOR DON AGUSTIN DAZA DEAN DE SEGOVIA, FUNDADOR DEL HOSPITAL DE LA CRUZ Y MONTE DE PIEDAD Y DE OTRAS OBRAS QUE DEJO PARA SOCORRO DE LOS LABRADORES, AÑO 1626. SON PATRONOS EL CABILDO DE ESTA VILLA Y EL SUCESOR DEL MAYORAZGO. HIZOSE ESTA OBRA AÑO DE 1636.
Entre sombras y reflejos regresamos
hacia la plaza del castillo
para dar un paseo por las murallas.
El Conjunto Amurallado de Cuéllar es uno de los más importantes de Castilla y León. Está formado por dos recintos, uno superior más fortificado, y uno inferior más urbano, ambos con contramuralla. 
La complejidad y variedad de sus puertas lo convierten en un bien patrimonial de la máxima importancia con una longitud aproximada de 2.000 m.
Su construcción por Alfonso VI se puede fechar en 1085, aunque no están documentadas hasta 1264. Se terminan de construir y reforman durante los siglos XII al XVI, destacando las obras llevadas a cabo por el II Duque de Alburquerque hacia el año 1500.
Declaradas Monumento Histórico Artístico en 1931, las murallas de Cuéllar ocupan gran parte del Conjunto Histórico de la Villa.
El estilo arquitectónico mudéjar de tipo toledano se impone en todo el conjunto defensivo.

Panorámica de Cuéllar desde la muralla.
En frente la iglesia de San Andrés, se sabe que ya estaba construida en 1277, la iglesia se decora con ladrillo y su portada principal se levantó sobre otra anterior románica.
Torres
Torres en esbelta huida
con transparencias de flores.
¡Qué alivio de ruiseñores
vuestra piedra enaltecida!

Lucís en la tarde herida
por irisadas saetas.
De golondrinas inquietas
y de tórtolas sutiles,
sois un sueño de perfiles
bajo las nubes violetas.
Alfonsa de la Torre.
Puerta de San Basilio, históricamente esta puerta era también conocida como “puerta del Robledo”. Se encuentra al noroeste de la ciudadela y es la puerta que mejor conserva su arquitectura defensiva.
La puerta está flanqueada por dos torreones, uno rectangular y el otro semicircular, desde los que por su interior se accede a los dos niveles del adarve.
Coronando la puerta hay dos escudos de los duques de Alburquerque (armas de la Cueva y Toledo) y el escudo de Concejo de Cuéllar aparece sobre el arco de ladrillo exterior.
Lagar.

Monasterio de San Basilio.
En el siglo XVIII los monjes basilios levantaron este convento.
Marchitas ya las juveniles flores,
nublado el sol de la esperanza mía,
hora tras hora cuento y mi agonía
crecen y mi ansiedad y mis dolores.
Sobre terso cristal ricos colores,
pinta alegre tal vez mi fantasía,
cuando la triste realidad sombría
mancha el cristal y empaña sus fulgores.
Los ojos vuelvo en incesante anhelo,
y gira entorno indiferente el mundo,
y entorno gira indiferente el cielo.
A ti las quejas de mi mal profundo,
hermosa sin ventura, yo te envío:
mis versos son tu corazón y el mío.
José de Espronceda.
En busca de las motos salimos de la muralla,
cerramos las puertas de Cuéllar y nos dejamos llevar por el viento.

VIENTO de despedida, este que mueve
nuestros cabellos y la hierba frágil.
Cerca, el dolor de pálidos rastrojos
languideciendo al sol sin sus espigas
que fueron voz de luz, otras mañanas.
Las colínas acorren a su duelo
y no hay gota de flor que las dilate
una muerte por siglos esparcida:
yacen bajo las nubes, osamentas
de gigantescos monstruos, calcinadas.
Y más cerca de mí, los girasoles,
última hornada del muriente estío
que en tallos delgadísimos se ofrecen,
como doradas tortas, a la vista.
El viento los columpia entre las hojas
y finge en las rizadas coles, lunas.
Mueve luego estos álamos amigos
de cimbreantes troncos y altas ramas
alzadas al azul en suave canto.......
Alfonsa de la Torre.

4 comentarios:

  1. Chapeau, dio de si la visita relámpago a Cuéllar.
    Me lo aprendo o al menos lo intento.
    Abarazos

    ResponderEliminar
  2. Gracias majo, y lo que quedó aún por ver, hay que volver a revolver que aún hay mucho mas, igual han bajado los precios por visitar dentro de las piedronas esas, Saludos.

    ResponderEliminar
  3. La visita fue interesante pero leyendo vamos aprendiendo. Rurrun jejeje
    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una muy buena página la de la oficina virtual de Cuéllar, con mucha información de la Villa. La visita para repetir pero con un buen silenciador. Abrazos.

      Eliminar