jueves, 8 de marzo de 2018

2018 03 08 Sarria.



Morriña.



Llevaba ya tiempo la morriña susurrándome al oído, vamos a Galleguear con la disculpa de que el martes es día de mercado en Foz, y la de llenar el maletero del coche de productos de la huerta, gochadas en general, que si unas patatas, unos lacones, chorizos, orejas, morros, costilla, rabo esas cosas que no solo llenan el maletero vamos, y de paso ya que estamos damos con Dana दान y Padma पद्मा ,un paseo por la tierra de los ancestros.
Arribamos a La Puebla de San Julián, o eso creo, en gallego no saben como se llama, porque hay indicadores de todo tipo: Poboa de San Xulián , Pobra de San Xiao, en fin, con lo fácil que es.
Agallegamos a la Iglesia del mismo nombre, donde descansa Teresa, dejamos nuestras oraciones y continuamos hasta Sarria.
Antigua confitería de Matías Loureiro, que pasteles.

NOSTALGIA EN MI VENTANA
Se posó la nostalgia en mi ventana
y se agarró con ansia. ¡Cómo arredra
el árbol de tormenta, cómo medra
el fruto que en mis manos se desgrana!
Floreciste, dolor, tras mi persiana,
regado por las noches. Blanda yedra
trepando por los muros de la piedra
que verdece a la luz de la mañana.
Trepar como la hierba del pasado
es dejarse llevar por la corriente
sin poder remontarla a contranado.
Si al reino de las sombras me traslado
veré pasar el viento del torrente
a caballo en la antena del tejado.
María del Carmen Guzmán Ortega.
Iglesia de San Salvador del siglo XIII en la calle mayor, centro histórico de la Villa.

Encuadrada en el gótico primitivo, presenta algún elemento románico, arcos y puertas góticas, en el frontis tiene puerta gótica, y la del muro norte de transición.
La espadaña es del año 1860 y la ejecutó el constructor sarriano Francisco Castiñeira.
El ábside es románico de transición.
Los herrajes ornamentales son los originales de época medieval.
En el tímpano de la portada norte hay un personaje coronado.
¿Quien tendrá la llave de la vida?



¿El agua?

La cárcel entre 1930 y 1950, dedicado ahora a actividades culturales.
Algunos jóvenes de aquellos años estuvieron  encerrados por un asunto relacionado con autobuses y piedras, me se yo de uno que desayunó obleas al día siguiente.
Cruceiro Moderno, obra de Manuel Mallo.
Unas vistas desde el mirador de la cárcel.

Antiguamente fue morada de un Santo, aunque ahora pongan estampas de la Virgen.






















Cuatro esculturas en el campo de la feria, creadas por José Díaz Fuentes con la ayuda de los internos de la cárcel de Monterroso.

Llegamos a donde estudió, o no, mi abuelo.
Monasterio de Santa María Magdalena, regido por la Orden de la Merced desde 1896, fundado donde se encontraba la Capilla de San Blas, alrededor del año 1200 en pleno Camino, por unos religiosos italianos que regresaban del Camino. Aquellos primeros ocupantes del monasterio se denominaban Laudantes Deum, se cree que podría tratarse de una de las variantes de los ermitaños de San Agustín.
En 1332 fue emitida una bula por el papa a favor del Convento de la Magdalena de los Padres de la Penitencia de los Bienaventurados Mártires de Cristo, Orden de San Agustín de Sarria, otorgando unas indulgencias. Se trataba de una orden autónoma, cuyos miembros eran conocidos como «magdalenos». 
La edificación cuenta además de los de las órdenes religiosas que lo habitaron (la cruz patada o ensanchada de los “magdalenos”, el corazón asaeteado de los agustinos y la cruz y barras de los mercedarios) con diversos escudos, blasones y signos gráficos que recuerdan las diversas instituciones religiosas que habitaron durante siglos el convento y que pertenecen a diversas familias nobles como los Castro o Lemos, los Balboa, los Somoza o los Díaz los Valcárcel, los Osorio, los Enríquez, los Figueroa, los Saavedra y los Ribadeneira.
Según bajamos vemos el ábside
y la ventana góticos,
a la derecha el escudo de los Lemos, castillos y leones de los Enríquez y lobos pasantes de los Osorio.
Otro de los escudos es el de D. Nuño López de Guitián, León y ondas de los Balboa, dados de los Somoza, barras de los Valcárcel.


Podemos ver también distintas cruces flordelisadas.
El monasterio es uno de los puntos claves del Camino de Santiago en Sarria y dispone de un albergue.
Portada románica de Santa María Magdalena,
con el tímpano en el que aparece la imagen de Santa María Magdalena entre una nave con cuatro navegantes, un castillo y una cruz.

Portada de estilo gótico, que da acceso al templo.



Escudo de los Trebolle (Páramo), León de los Balboa, hojas de higuera de los Figueroa, grifo y gallardete de los Saavedra.
Mosaico.
La portada que da acceso al convento de estilo renacentista.
Mosaico con el escudo mercedario.
Escudo, de los agustinos.
La Torre. 

La Puerta de los Carros del edificio barroco, conocido como habitaciones del obispo, aquí se encuentra el albergue de peregrinos.
Escudo de la Orden de San Agustín, con la leyenda “Sicut Aquila provocans ad volandum pullos suos”.


Escudo de armas del Obispo Fray Francisco Armañá O.S.A.

Camino de Santiago.
Volvemos por el campo de la feria para ver la fortaleza.

La primera edificación militar se alzó en el siglo XIII, y los tenientes del Condado la poseían por concesión real, correspondiendo entre otros condes al infante don Enrique de Trastámara, a Bertrand Duguesclin, a Fernando de Castro, a los Condes de Trastamara y finalmente fue concedida por los Reyes Católicos, que la repararon con cargo a la Santa Hermandad, a los Condes de Lemos.

En ella pernoctaron Isabel y Fernando, Carlos I y Felipe II. Contaba con amplia cerca, cuatro torres, entre ellas la de Homenaje y la del Mercado, sótanos, fosos, contrafosos y tenía varias casas en su interior.
Derruída con ocasión de la “Revolta Irmandiña”, fue reconstruida a costa de los vasallos de las “Cinco Probas”. Fue sede del Regimiento y Justicia de la Villa y Marquesado de Sarria y morada de sus Corregidores, hasta la tercera década del siglo XVIII.
Estuvo en pie hasta 1860, cuando al ser vendida por el Duque de Alba, fueron adquiridos los terrenos, por mitades, por don Manuel Batallón y el Ayuntamiento, en tanto que la piedra de murallas y torres fue comprada por varias familias de la villa.
Se conserva tan solo una torre de flanco de losa y piedra de granito, recubierta que estuvo de mortero, que alcanza los 15 metros de altura. A su cima se llega por una escalera abierta en parte de un lienzo de muralla, y conserva escudos con armas de los Castro, Enríquez y Osorio. En la pared que cerca la finca se ven varias cruces de un “viacrucis” del s. XVIII.
Como últimamente estoy reñido con el amarillo no la seguimos.
Vamos Calle Mayor abajo.
Pulpo, tostadas con vino y azúcar y piedras al Tío Manuel.


En la misma puerta el mugriento y el pulcro, a saber por dentro. 
Soy peregrino de los recuerdos.
Tallista excepcional y no porque sea pariente.

Seguimos, peregrinos del mundo, la línea del destino por los caminos del cielo en la tierra.



Llegamos a la Iglesia de Santa Mariña.


Elías Valiña Sampedro, pasará a la historia por haber sido el impulsor del Camino de Santiago y ser el creador de las famosas flechas amarillas.

Cruceiro de escuela compostelana.



Estas piedras conocen mi destino,
mi origen, mi mañana, mi jornada:
supieron de mi infancia desplegada
a la orilla de un río en el camino.
Esta piedras, amigo peregrino,
te hablarán de esa larga llamarada
con que el hombre encendiera su morada,
acorralado a gritos por su sino.
Estas piedras presagian foscas huellas,
presagian el incendio de los mares
y el incendio también de las estrellas.
Serán muy pronto huéspedes solares
cuando bajo del sol se queden ellas
como ofrenda en desérticos altares.
María Victoria Atienza.




El mural realizado por la pintora Veloso,
nos indica que vayamos hacia arriba.

Curiosa papelera donde desechar algunas  ideas.
En la Praza da Constitución hay una estatua pétrea que recuerda al rey Alfonso IX, Rey de León y Galicia, cuya muerte tuvo lugar en Vilanova de Sarria (24 de septiembre de 1230)
Como hoy coincidió la manifestación por la igualdad de las mujeres, lo pusieron a fregar, las que piden respeto también saben no respetar.
Y así sujeto a vigilancia, peregrino de mi historia, de sueños e ideas, del ocaso y el alba, de luces y sombras, tras un descanso, pan, queso y vino, a la sombra de un árbol cualquiera y con sed, continuamos el camino.

Sal y U2.

6 comentarios:

  1. Incluso hicisteis sombra , que bonito y viejuno todo . Mancantao , y U2 tu también.
    Abarazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tagustao el mantecado malegrao y continuo el camino, un abrazo y NaClU2.

      Eliminar
  2. Precioso querido amigo, como todo lo que de vuestra saca sale a la luz, con ella nos iluminas nuestra ignorancia, sagrada universidad de la vida,que vuestra generosidad destapa.
    Un placer seguiros en vuestras andanzas, agradecer el rebufo de enseñanza, Mil gracias por compartir mil bicos a Teresa .
    Desde VIGO Alf &Ly.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alfredo, nosotros aportamos los sitios y fotografías el resto está ya escrito, lo único que hago es resumir los textos. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Gracias de nuevo pareja que no decaiga ....es un placer ...
    Un abrazo.
    Alf.

    ResponderEliminar