sábado, 25 de julio de 2015

2015 07 25 Valderas.

Las Arrejas.

Mira que fuimos veces a comer bacalao a Valderas y a por vino también y nunca nos dio por hacer la digestión paseando por el pueblo, ganas tampoco había después de meterse una cazuelada de esas. a ver quien es el guapo que se pone a caminar en verano por el tostadero después de la zampada. Hoy toca pasear para hacer ganas de cenar y conocerlo un poco.

Valderas fue quemada por Escipión, y es que no le gustaba el bacalao al africano ese, el vino si.
Plaza de San Juan, Pila bautismal S. XIII.
Arco de las Arrejas S. XIV puerta mudéjar.
Las Arrejas
Nunca olvidéis, valderenses,
cuando veáis las Arrejas
con puntas de hierro viejas,
que las subieron valientes.
Y, que estando ahí presentes
entre bóvedas añejas,
han soportado sin quejas
el asedio de tus gentes.
Son un altar permanente
que cuentan hazañas viejas
de tus bravos ascendientes.
Bajo ellas pasó Lancaster,
humillado hasta las cejas:
¡Díselo a tus descendientes!
Cesidio Blanco González.
Ruinas del Castillo de Altafría.
Siendo rey Fernando II de León, (1157 a 1188), se construyó un fortín en la llamada cumbre de Altafría, dominando el valle del río Cea, al que pertenecieron los dos torreones ruinosos que se conservan y que son conocidos en la villa como Los Castillos. Esta fortificación servía para proteger la línea del río Cea de los ataques de Alfonso VIII de Castilla.
El deplorable estado en que se encuentran estos restos viene de los siglos XVI y XVII, en que se abandonó su residencia.
 El Castillo
Erguidas atalayas hacia el cielo.
castillo de la villa de Valderas,
altivo sobre cuestas y riberas,
alas de águila real en pleno vuelo.
 Testigo de batallas y de duelos,
sarcófago sagrado de banderas,
glorioso centinela de las laderas,
lucero vigilante de los cielos.
 Reflejos de las llamas son tu historia,
la sangre es la bravura de tu raza,
celosos honraremos tu memoria.
 ¡Que brille sobre ti sol y lucero!
cual corona de gloria y de nobleza
forjada con la espada del guerrero.
Cesidio Blanco González.

 Río Cea
 ¿Porqué será Tierra de Campos?


Valderas es declarada Bien de Interés Cultural en 2008.

La ciudad de Valderas, con el señor de Osorio a la cabeza, defendió los intereses de Enrique de Trastámara frente a Pedro I en la guerra civil que sostuvieron de 1366 a 1369.
Años más tarde defendió también a su heredero, Juan I de Castilla, frente a las aspiraciones de los duques de York y Lancaster, cuyas tropas, con ayuda portuguesa, invadieron Castilla y León, llegando a poner sitio a Valderas.
La ciudad se defendió heroicamente, pero a la vista de una derrota inminente quemaron sus bienes y huyeron a los pueblos cercanos buscando asilo.
Por este hecho de armas y su fidelidad fueron premiados por el rey Juan I, otorgando a la villa un privilegio que fue firmado en Burgos en 1388.


Según constaba en el acta, se eximía a los combatientes valderanos y sus sucesores, por siempre y en cualquier lugar donde estuvieran, de “todo tributo e cualesquiera pechos, pedidos e servicios” , además de concederles los diezmos y tercios que la corona había de percibir, para que lo destinasen a reparar las murallas.
Y en eso andan por aquí, reparando.



Iglesia de San Juan del Siglo XVI.

Con cordura por la sombra.

Palacio de los Osorio, o casa de Álvar Pérez Osorio, señor de las Siete Villas de Campos, marqués de Astorga y conde de Trastámara.




Escudo de la casa de los Benavides.
Iglesia del Socorro y Museo de Arte Sacro Siglo XVI.
Iglesia de Santa María del Azogue está documentada su existencia ya en el año 1144,



se levantó sobre los cimientos de una antigua fortaleza amurallada, siendo reformada posteriormente en los siglos XVII y XIX.


La Plaza Mayor.
Antiguo Consistorio.

Una pena el estado en que se encuentra.
Confringet arma et scuta comburet igni (quebrarán las armas y quemarán en el fuego los escudos).
Reza el lema de su escudo.
Un paseo a la sombra de los soportales

y un refresco antes de coger la moto.


Sus palacios y casas blasonadas demuestran la importancia que tuvo.


El seminario de San Mateo es el monumento más grande en dimensiones de Valderas. Se inauguró en septiembre de 1738. en diciembre de 1808, Napoleón se alojó en él con motivo de las campañas de la Guerra de la Independencia.
Cargamos de vino la moto.......digo, vinimos con la moto vacía y llenamos la saca.

Dejamos atrás Valderas sus campos y sus eras, nos llevamos algo de su historia, Romanos, Suevos, moros, Urracas, Láncaster, Napoleón y modernos alcaldes también pasaron por ahí, todos quemando, debe ser por lo que hace tanto calor.
NOCTURNO
Crepúsculo de vida hace su ingreso
en la tarde de horas sin presente,
pinceladas de añil opalescente
imponen sus azules con exceso.
De pronto hace irrupción algún bostezo
que rueda en la penumbra, displicente,
sueño quieto de pájaro silente
que se mece en su mundo sin regreso.
Un despliegue de negros va disperso
en velo de luciérnagas y duendes.
En dantesco festín el Universo
gira y gira... mas nadie lo sostiene...
Suben nubes de amor hechas de versos
a comulgar con pálida Selene.
Omar José Abatedaga.

Saludos.





















4 comentarios:

  1. Cuanta historia en un mismo pueblo. Me ha gustado la enumeración de los diferentes pueblos que por allí pasaron ;)
    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mayoría pasaron "arando" por ahí, debe ser por eso que es parte de la Tierra de Campos digo yo :), volveré para hacer una incursión a fondo que me dejé mucho sin meter en la saca. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Estimado Enrique y Teri. magnifico trabajo historico, narrado y fotografiado con aire profesional.me gusta y gracias por compartir tanta historia.
    Un abrazo a los dos desde Vigo. alf

    ResponderEliminar
  3. Gracias Alf, el mérito es de las páginas de información de los ayuntamientos y personas que ponen a disposición del público en estos medios la información, yo solo refundo y divulgo esa parte de poesía e historia de lo poco que voy conociendo de este pequeño gran País. Un abrazo.

    ResponderEliminar