domingo, 21 de junio de 2015

2015 06 21 Viveiro.

A


Escudo de Viveiro.

Tras la resaca de Bares del día anterior, Dana y yo salimos temprano a dar una vuelta por la playa, empieza a despuntar el día y parece que todas esas nubes se irán hacia otro lado, o non que nunca se sabe por aquí.
Decidimos hacer una ruta relajada, vamos a recorrer Viveiro, declarada en 1942 conjunto histórico-artístico nacional.
Todo apunta a que va a hacer calor hoy.
 Cañón de hierro de 18 libras, fundido en la Real Fábrica de Artillería de Cavada (Cantabria), recuperado del pecio de la fragata Magdalena hundida en la Ría de Viveiro el 2 de noviembre de 1810.

 Obús de bronce de 9 pulgadas de la Real Fábrica de Artillería de Sevilla, recuperado en el mismo pecio. Eran usados en tierra, a veces eran embarcados para reforzar la artillería de abordo.
Hacia el año 844, la población de Vivero sufre diversos ataques por parte de vikingos, dice la leyenda que el Obispo de Mondoñedo, San Gonzalo logró hundir las naves vikingas y a su tripulación apelando a la intervención divina.
Puente de la Misericordia, dio comienzo su construcción durante el reinado de Enrique IV, hacia 1462, su conclusión tuvo lugar en 1544, bajo el mandato del emperador Carlos V.

Castillo del Puente o puerta de Carlos V se terminó en el año 1554
En su parte posterior se halla la imagen de San Roque co-patrono de la ciudad.

Estatua en la Plaza Mayor, realizada en hierro y recubierta de bronce, de Nicomedes Pastor Díaz escritor y político nacido en Viveiro, considerado uno de los mejores poetas del siglo XIX. Fue realizada en 1.891 por el escultor catalán José Campeny Santamaría.
Antiguo Consistorio en el centro histórico, el nuevo moderno, rompe con toda la arquitectura de la Plaza Mayor a alguien había que romperle algo también.
 Empinadas calles y "asideros".

Algunas puertas de la ciudad llevan sin abrirse años.
Iglesia de Santa María del Campo
Es la más completa y pura de las iglesias urbanas románicas de Galicia. Su construcción data de la 2ª mitad del S.XII. Bien de Interés Cultural año 1982.

Inscripción sobre la entrada de la sacristía.
Tornalluvias y rosetón.
El crucero sito en la misma plaza.
Me llamaron la atención las chimeneas.
El Convento de las Concepcionistas, data del S.XVII.
En el exterior se encuentra la Gruta de Lourdes, reproducción de 1925 de la original francesa. Esta capilla fue creada por el sacerdote José Pérez Barreiro.
Mira, vengo de hacerme las uñas.
La Calle de la Monjas calleja gótica, que conduce al citado convento y da a la puerta del vallado de las antiguas murallas.
Románica del siglo XIII aunque de origen romano.
Sobre ella se construyó la torre con celosías que perteneció al convento,

El Convento de las Concepcionistas desde la torre.
Zona arqueológica con restos de la antigua muralla y viviendas medievales.

Puerta de la Villa era la entrada principal a la villa por la calzada romana, data del siglo XII.
Imagen del Santo Cristo del Amparo; el Cristo es del siglo XVIII
Continuamos callejeando
Y entre calle y calle, como no, el oscuro esta vez tonto de turno,
o tal vez era una sombra.
En el mágico número cuarenta
encontramos arte en ventanas y puertas.


Me pareció ver un lindo gatito.
Regalando risas bajamos.
Hasta la Iglesia de San Francisco, la tradición atribuye su fundación al mismo San Francisco durante su peregrinación a Compostela en 1214. 
Considerado como el ábside mas esbelto y monumental de las Iglesias franciscanas de Galicia.

La fachada con los arcosolios ocupados por las capillas
de San Juan o del Alba
y de San Luis.
Tras el recorrido subimos al comedor con vistas, el monte San Roque.
Y desde entonces se ven
sobre el suelo peregrinos
esos seres que la sien
doblan con triste desdén
a los humanos destinos.
Extrañas apariciones
que, perdidas e ignoradas,
cruzan las generaciones
cual cruzan nobles pasiones
por las almas degradadas.
Que el mundo no las comprende
porque a su altura no llega
y su grandeza le ofende;
que humilla lo que sorprende,
y lo que deslumbra, ciega...
Así les vemos pasar
solitarios e infelices
de otros seres a la par
sin huellas y sin raíces
       como barcos por el mar.......
Nicomedes Pastor Díaz
Ermita de San Roque del siglo XVI


Este santo fue beneficioso durante las pestes que afectaron a Viveiro y comarca en el siglo XVI, se asegura que la imagen del santo se apareció en una cueva próxima a la capilla.

Cuenta la leyenda que San Roque y San Martiño tuvieron una discusión y cada santo marcho a su monte, pero no acabó ahí la cosa. San Roque comenzó a tirarle piedras a San Martiño pero no le atinaba. San Martiño se burlaba de la mala puntería de San Roque y este se cabreó tanto que le tiro todas las piedras que había en su monte, no dejó ni una. Por eso en el monte de San Roque no hay una sola piedra y en cambio, en el de San Martiño de Castelo, no cabe una más.
El iluminado este tampoco tenía otro lugar donde poner la piedrecita del iluminador.
Una panorámica de Viveiro

Y a mover el ganado.
Conmovióse el fresco valle
al impulso misterioso de una fuerza
que se cierne, fascinante, en el espacio,
arrobando con insólita grandeza.
En la umbría nemorosa,
la gaita gallega suena
con fervores de torrente,
con arrullos de fontela...
Y el ganado, cachazudo,
que en el prado pace, cauto, fina hierba,
a los sones de la gaita queda atento
levantando la cabeza......
Justo Núñez Rodríguez
Una vez puestas en movimiento las monturas
nos dirigimos al Souto da Retorta
aparcamos y saludamos "que pasa tronco".
El Souto da Retorta, o el eucaliptal de Chavín, es un espacio natural de 3,2 hectáreas, situado en la margen derecha del río Landro y creado por D. José Barro González.
En el año 2000 fue declarado como un espacio natural protegido bajo la figura de Monumento Natural. Los eucaliptos de este paraje fueron plantados entre los años 1880 y 1912 para ayudar en el drenaje de los terrenos bajos encharcados por los arroyos del río Landro.
Vamos por el centro, los azules
y los rojos nos vigilan.

Ya vemos el objeto de la visita.
El guelin.
El Abuelo de Chavín alcanza los 67 m. de altura,
tirne un perímetro de 10,5 m.,
y un volumen de 75,2 m3., fué plantado alrededor de 1880.
Como el agua sigue  su cauce
seguimos nosotros el camino.
Así las ondas de este Landro hermoso
corren al mar vecino,
apeteciendo el natural reposo
de su raudo camino
Nicomedes Pastor Díaz.
Ya en Asturias Dani y Alejandra completan el fin de semana con un regalo, la ermita de la Regalina.

La ermita de Santa María de riégala se levantó en 1931.
Cuenta la tradición oral que la imagen de la Virgen fue hallada por un campesino en el interior del tronco de un castaño.

Islote de los cuervos y playa de Cadavedo o la Ribeirona.


El Cabo Vidio e Islote Chouzano desde La Regalina.
La punta de Cuerno.
Tras gozar de las espectaculares vistas 
recogimos los carros de debajo el hórreo,
para poder llevar las sacas, están tan llenas que no nos caben en la moto.
Mientras agoniza el día y todo se torna oscuro, solitario; el cielo aún está azul, sereno y claro.

Saludos.






6 comentarios:

  1. En Viveiro estuve pero por lo visto no que todo eso no vi. Conclusión , por Viveiro sólo pasè.
    Arbazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo verías o non, pero hay que estar vivo, a ver si tienes también los ojos vagos. Abazros.

      Eliminar
  2. Terminamos cansados pero no de ver tanto bueno sino de rodar y pelear con el calor y el viento pero mereció la pena... menudo repaso le dimos a la zona en dos días.... Gracias !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fuxan os ventos, soplar soplaba de narices en Ortegal, del calor nos escondimos un poco, no estuvo mal no. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Magnifico reportaje , de diez amigo Enrique, la fotografía, el relato, la poesia, todo un acierto. ¡¡Agradecido por ayudarme a conocer más a esa hermosa zona.
    Feliz finde!! Bicos a Teri...:):):)
    Un abrazo a todos..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alf igualmente feliz fin de semana, la poesía como no de Nicomedes natural de Viveiro, iba a poner algo de Oroza pero me salió el un poco r...llo para mi gusto. Un abrazo.

      Eliminar